neumáticos 4x4

Neumáticos 4×4 para cada tipo de terreno

Pocos neumáticos presentan características tan técnicas y específicas para condiciones y situaciones concretas como los neumáticos 4×4. Este tipo de neumáticos están preparados para poder circular con total seguridad por diferentes tipos de terreno, debido a su composición, más resistente que la del resto de neumáticos. Por esto precisamente están diseñados para terrenos más exigentes. Tanto para conducir por ciudad como por carretera, pistas forestales o aventurarse en rutas de campo, con vadeos de ríos o desniveles en el terreno. Por este motivo, es muy importante que tengas claro el uso que vas a dar a tu vehículo y, por tanto, a tus neumáticos.

(más…)

neumáticos de verano

Neumáticos de verano, características y necesidades en su instalación

Con la llegada de la primavera, dejamos atrás el invierno. Las temperaturas empiezan a ser más cálidas y los días son más largos. En esta época usamos más nuestro vehículo. Por eso es importante prepararlo, empezando por los neumáticos. Y es que con la llegada del verano, nuestros neumáticos pueden verse afectados por los cambios del clima y el uso que hacemos del coche. De hecho, las ruedas son las piezas que expuestas están a la temperatura ambiental y a la carretera. Así pues, cambiar nuestros neumáticos de invierno por neumáticos de verano es la mejor solución para aumentar el nivel de protección de nuestro vehículo y garantizar nuestra seguridad al volante.

(más…)

Cómo afecta el neumático al consumo de nuestro vehículo

Los neumáticos son el único punto de contacto entre el vehículo y la carretera, ejercen agarre sobre la misma y hacen que el vehículo pueda desplazarse. El rozamiento y el propio agarre, así como la cantidad de superficie de contacto existente entre el coche y la calzada determinarán parte del gasto total del consumo de combustible. De hecho, se calcula que alrededor de un 20% del consumo total está relacionado con la rodadura de los neumáticos.

(más…)

neumáticos taller

Condiciones técnicas que deben cumplir los neumáticos para pasar la ITV

Los neumáticos son el único punto de contacto de nuestro coche con el suelo. Por eso es muy importante mantenerlos en buenas condiciones y garanticen nuestra seguridad al volante. En este sentido, la profundidad del neumático es fundamental, especialmente durante los meses de invierno, ya que con poca profundidad, los neumáticos pierden capacidad para dar salida al agua, lo que aumenta los riesgos de aquaplaning. Un fenómeno que se produce cuando el neumático solamente tiene contacto con el agua y no con el suelo, perdiendo el control del vehículo.

Para garantizar la seguridad de los conductores en la carretera, es necesario pasar la ITV cada año o cada dos, en función de la edad del vehículo. El proceso por el que el Estado se asegura de que todos los coches que circulan por las carreteras españolas están en buenas condiciones para hacerlo. Durante la inspección se comprueban diferentes aspectos como el alumbrado, los frenos, la amortiguación, la emisión de humos, los elementos de seguridad, el limpiparabrisas… y también los neumáticos.

¿Qué es lo que se revisan en los neumáticos al pasar la ITV?

  • El tamaño de los neumáticos debe ser igual o equivalente al que se indica en la Tarjeta ITV o Ficha Técnica del coche.

 

  • La profundidad de la banda de rodadura, es decir, el dibujo. Este debe tener un mínimo de 1,6 mm. Con lo cual, si los neumáticos no cumplen con este requisito en toda la superficie, además de estar cometiendo una infracción legal, estaremos poniendo en riesgo nuestra propia seguridad y la de los ocupantes del vehículo en caso de que haya algún imprevisto durante el viaje. Por este motivo, es fundamental revisar con regularidad la profundidad del dibujo de los neumáticos. Si el dibujo está demasiado desgastado, es hora de considerar acercarnos a una tienda de neumáticos.

 

La marca de homologación debe ser igual en el mismo eje. Esto quiere decir que deben tener la misma marca y medida, con el mismo índice de velocidad y la misma capacidad de carga. Lo que se pide en la ITV es que los neumáticos del mismo eje sean del mismo tipo, es decir, que tengan la misma contraseña de homologación, lo cual pude ser posible aunque no presenten el mismo dibujo. Con lo cual, aunque tus neumáticos tengan un dibujo diferente, siempre que tengan la misma contraseña de homologación, no tendrás ningún problema para pasar la ITV.

 

  • Para poder pasar la ITV deben estar en buen estado. No debe haber un desgaste irregular en la banda de rodadura, ampolla, roturas, deformaciones anormales o cualquier otro signo que muestre el despegue de alguna capa en los flancos o en la banda del dibujo, cables al descubierto, grietas o señales de rotura en la carcasa.

¿Cómo saber si tengo que cambiar las ruedas?

Si nuestras ruedas no se encuentran en buenas condiciones, al pasar la ITV no aprobaremos la inspección y además de la sanción, tendremos que volver a pedir cita. Sin embargo, todos estos aspectos podemos verificarlos nosotros mismos de una forma muy sencilla. No requiere de un gran esfuerzo y de esta forma podremos evitar tener que acudir dos veces.

Paso 1 – Examinar correctamente el dibujo de los neumáticos

Coloca el coche en una superficie plana y regular y echa el freno de mano. Después gira el volante 45 grados a la izquierda y a la derecha para poder visualizar correctamente los neumáticos delanteros. Para poder hacer la comprobación, lo mejor es contar con un profundímetros, pero si no lo tienes, debes saber que las ruedas cuentan con unos testigos en el fondo del dibujo que ayudan a ver el nivel de desgaste. En el momento en que el testigo llegue al mismo nivel que el dibujo, es hora de cambiar las ruedas.

Paso 2 – Comprobar el desgaste del neumático

Empieza por la rueda delantera izquierda. Introduce el profundímetro en los canales principales, midiendo el dibujo en 3 puntos: exterior, interior y centro. Toma las medidas en diferentes puntos de la circunferencia del neumático para saber si el desgaste es uniforme. Haz las mediciones por orden en la rueda delantera derecha, en la rueda trasera derecha y en la rueda trasera izquierda. Si no tienes un profundímetro, los testigos del desgaste del dibujo te ayudarán a saberlo.

vehículo con neumáticos 4x4

Características de los neumáticos 4×4

Los vehículos 4×4, también conocidos como todoterrenos, jeep o 4WD, son un tipo de automóvil que puede circular por todo tipo de terrenos. Aunque actualmente podemos encontrar versiones más urbanas como el SUV, que ofrece prestaciones parecidas, pero que han sido diseñados para un uso mayoritario en asfalto. Una de las principales características de este tipo de vehículos además de la tracción a las 4 ruedas es que cuentan con la posibilidad de calzar tres tipos diferentes de neumáticos 4×4, en base al terreno por el que van a circular.

Por eso, aunque actualmente la venta de neumáticos para 4×4 es muy variada, a la hora de optar por unos u otros, es necesario tener en cuenta algunos aspectos para elegir los que más nos convengan y que mayor seguridad nos aporten.

Tipos de neumáticos 4×4

El neumático de carretera (80/20)

Este tipo de neumático para todoterrenos presenta una carcasa más blanda para ofrecer mayor comodidad en la conducción y un dibujo diseñado para una adecuada evacuación del agua en carretera. Ideales para una conducción en la que predomine el asfalto.

El neumático mixto (50/50)

Este neumático está diseñado para conseguir el perfecto equilibrio entre un uso de carretera y campo con la misma frecuencia. Por este motivo, es un neumático más robusto que el de carretera, con un flanco reforzado y un dibujo más agresivo. Además, la mayor parte de ellos cuenta con el código M+S (mud and snow) que indica que puede circularse con ellos de manera segura tanto en barro como en nieve.

Neumático de campo (20/80)

Este neumático destaca principalmente por presentar una carcasa más rígida, unos flancos muy reforzados y un dibujo de gran profundidad que favorece una mayor adherencia a los terrenos no asfaltados.

Neumáticos de invierno

Ciertamente a los todoterrenos se les presuponen unas capacidades de adherencia extra debido a los sistemas de tracción que poseen en las cuatro ruedas. Pero no todas las personas saben que de poco sirve tener un 4×4 en cuanto las temperaturas empiezan a descender y el hielo y la nieve comiencen a hacer acto de presencia. No obstante, esto tiene fácil solución gracias a los neumáticos 4×4 de invierno. A continuación te contamos cuáles son las características por las que son más seguros y deberías siempre tener en cuenta esta cuestión si vives en una zona de nieves frecuentes en los meses invernales.

  • Composición de los neumáticos de invierno: aunque un buen neumático 4×4 puede funcionar muy bien sobres terrenos helados, las bajas temperaturas endurecen el neumático haciendo que el agarre sea menor. En cambio, en los neumáticos de invierno para todoterrenos el material utilizado funciona mejor independientemente de cuál sea la temperatura ambiental. Por eso, es recomendable cambiarlos cuando la temperatura desciende a los 7 grados.

 

  • La banda de rodadura: en lugar de presentar unos tacos con ángulos rectos en los extremos, sus esquinas están formadas por diversas capas o láminas que ofrecen una adherencia muy superior sobre terrenos húmedos, nieve o, incluso, hielo. Lo cual mejora la movilidad del vehículo, su respuesta y aumenta la seguridad de los pasajeros.

¿Cuándo cambiar un neumático 4×4?

Al igual que ocurre con los neumáticos que se utilizan para los turismos, los neumáticos 4×4 deben cambiarse cuando empiecen a mostrar deterioros visibles o cuando la profundidad del dibujo de la rueda sea inferior a 1,6 mm. De esta forma, siempre se puede garantizar la máxima seguridad en la conducción. Lo cual es especialmente importante en terrenos más complicados como aquellos por los que suelen circular los todoterrenos.

La calidad del neumático 4×4 es fundamental

La calidad de los neumáticos 4×4 es de gran importancia. Y es que los todoterrenos soportan mucho más peso que los neumáticos convencionales que se utilizan para los turismos y por regla general las exigencias a las que se someten son mayores. Con lo cual, a la hora de cambiar los neumáticos de nuestro todoterreno es de vital importancia olvidarse de aquellas marcas que ofrecen pocas garantías, de neumáticos de segunda mano y opciones similares, ya que esto puede afectar en gran medida a la fiabilidad del vehículo y poner en peligro la seguridad de los pasajeros.

neumáticos

Ventajas e inconvenientes de comprar neumáticos usados

La crisis ha hecho que en los últimos años hayan aparecido negocios y nuevas formas de ahorrar. Una de ellas es comprar neumáticos de segunda mano. Sin embargo, no siempre es una buena medida. El hecho de que los neumáticos del vehículo no sean nuevos puede suponer un ahorro económico en el momento de adquirirlas, pero no es la mejor a largo plazo ni la más segura.

Es cierto que son más baratos y que pueden ser muy seguros si se eligen bien, pero nunca serán como un neumático nuevo. Aunque hay muchos hogares que tienen el presupuesto mensual muy ajustado, el dinero destinado a comprar ruedas de calidad no debe ser visto como un gasto, sino como una inversión, ya que son las que realmente garantizan nuestra seguridad cuando vamos al volante. Además, debes saber que la competencia ha hecho que actualmente puedan encontrarse neumáticos a buen precio sin tener que recurrir a los de segunda mano.

El desgaste, la falta de adherencia y demás problemas que podemos encontrar en las ruedas de segunda mano son factores de riesgo que pueden poner en peligro nuestra vida. De hecho, el 75% de los accidentes de tráfico que están relacionados con los neumáticos se debe precisamente a que estos eran de segunda mano, como revela un estudio publicado por el Grupo Andrés, distribuidor de neumáticos en nuestro país.

Ventajas de las ruedas de segunda mano

Los meses de verano es una de las estaciones del año en las que más se usa el coche y en los que más atención le prestamos, ya que es cuando realizamos trayectos más largos. En este sentido, los neumáticos es uno de los elementos del vehículo que debemos revisar y asegurarnos de que se encuentran en buen estado. No obstante, el precio de cambiar los neumáticos del coche, hace que muchos conductores no lo hagan tan a menudo como deberían o se decanten por los de segunda mano. Sus ventajas:

  • Son baratos: el precio de los neumáticos de segunda mano es lo más atractivo. Por ejemplo, si un neumático nuevo suele costar entre los 100 y los 200 euros, una se segunda mano oscila entre los 25 y los 60 euros. No obstante, como ya hemos dicho, también es posible encontrar neumáticos a buen precio que no hayan sido utilizados nunca.

 

  • Son seguros si se eligen bien: las ruedas de segunda manos son por lo general ruedas como las que puede llevar cualquier coche que tenga más de dos años de vida, pero que en algunos casos terminan en el desguace o en un taller. Además, hay talleres en los que se pueden comprar neumáticos seminuevos con menos de un año de uso, importados normalmente del norte de Europa donde es necesario cambiarlos más que en España para utilizarlos de verano o invierno.

Inconvenientes de comprar neumáticos de segunda mano

  • No hay normativa sobre las ruedas usadas en España: esto significa que no hay un organismo que se encargue de garantizar la seguridad de los neumáticos usados con el objetivo de que lleguen al cliente en buen estado y sean fiables.

 

  • No se conoce la procedencia del neumático y el uso que se le ha dado: el desgaste de los neumáticos no siempre puede detectarse a simple vista. Y muchas veces al comprar estas ruedas se desconoce si han estado expuestas a cambios bruscos de temperatura frecuentes, si el coche esta en garaje o en la calle, si el propietario anterior los cuidaba, etc.

 

  • No todos son completamente seguros: la seguridad siempre debe ser lo primero cuando decidimos cambiar los neumáticos del coche y en el caso de las ruedas de segunda mano no siempre pueden garantizar que responderán al 100% cuando lo necesitemos: reducir la distancia de frenado sobre el asfalto mojado, conservar toda la capacidad de tracción, etc.

Así pues, aunque la compra de neumáticos de segunda mano pueda resultar atractiva en el momento, lo cierto es que los inconvenientes pesan mucho más. Si no hay un organismo que garantice la seguridad de los neumáticos y no conocemos la procedencia de los mismos ni el uso que han tenido, solamente estaremos poniendo en riesgo nuestra seguridad y aumentando las posibilidades de sufrir un accidente. Con lo cual, siempre es recomendable comprar neumáticos a buen precio nuevos aunque su precio sea más elevado.

comprobar un neumático en buen estado

Cómo comprobar que un neumático está en buenas condiciones para viajar

A todos nos gusta viajar y solemos hacerlo cada vez que tenemos unos días libres en el trabajo y un poco de dinero ahorrado. Y aunque muchas veces solemos tomar vuelos, trenes o autocares para llegar a nuestro destino, lo cierto es que uno de los medios de transporte preferidos para la mayoría de nosotros a la hora de viajar sigue siendo nuestro propio vehículo. Pero más allá de esta preferencia debemos tener en cuenta que a la hora de hacer un viaje con nuestro coche es necesario que sigamos una serie de consejos y recomendaciones para poder realizar nuestro trayecto de forma tranquila.

comprobar un neumático en buen estado

Así, es necesario que pongamos nuestro vehículo a punto para  viajar, revisando los niveles de aceite, agua, gasolina, los limpia parabrisas, las luces y por supuesto, los neumáticos, una de las partes más importantes a la hora de viajar ya que deben estar en el mejor estado y las mejores condiciones para adaptarse a la carretera.

De esta forma es necesario, por ejemplo, que comprobemos el desgaste de los propios neumáticos, algo que podremos hacer fijándonos en los dibujos y surcos de las propias ruedas. Conducir con un neumático desgastado puede ser realmente peligroso ya que, sobre todo en los meses de frío invierno en los que la lluvia, la nieve o el hielo son una constante, este desgaste puede propiciar que nuestro neumático tenga mala adherencia y no se adecúe bien al asfalto, lo que puede causar muchos sustos y accidentes.

Cuando la goma del dibujo de la rueda está llegando al nivel del indicador de desgaste, significa que probablemente la profundidad del dibujo de nuestra rueda esté llegando al límite legal establecido para éste en 1,6 mm o por debajo de él incluso, por lo que es recomendable, sobre todo en caso de que vayamos a viajar, que cambiemos nuestras ruedas antes de que lleguemos a ese límite ya que además de los propios peligros que puede suponer el hecho de no hacer el cambio, podremos tener una multa si las autoridades vieran el propio desgaste.

Otro de los signos que nos hacen ver que tenemos nuestros neumáticos en mal estado y debemos cambiarlos si queremos viajar es la propia dirección de nuestro coche, ya que cuando una de nuestras ruedas se encuentra en mal estado, ya sea por desgaste, pinchazos o por cualquier otro motivo, esto puede contribuir al hecho de que nuestro vehículo tenga tendencia a irse en dirección hacia esa rueda, algo que resulta más peligros aun en carretera cuando nos disponemos a viajar ya que es aquí donde solemos aumentar la velocidad y donde puede aumentar el riesgo de tener algún tipo de accidente por este motivo.

Y ni qué decir tiene que otra de las razones por las que debemos cambiar nuestro neumático a la hora de viajar es que alguna de las ruedas se encuentre en mal estado por algún tipo de pinchazo, lo que ocasiona que la presión y el aire de los propios neumático se reduzca de manera considerable con los problemas propios que ello puede ocasionar.

 

 

Cómo conducir con lluvia

Consejos para conducir cuando llueve

En pleno mes de enero y en mitad del invierno no es de extrañar que el mal tiempo, el frío, la nieve o la lluvia hagan acto de presencia en muchos de nuestros días, algo que puede suponer un verdadero tormento no solo por el hecho de que muchos odian este tipo de tiempo meteorológico invernal sino porque cuando llueve el modo en el que debemos conducir no es igual sino que hay que extremar las precauciones.

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de conducir bajo la lluvia es que este hecho reduce la visibilidad. Da igual la intensidad de las precipitaciones ya que de un modo u otro afectarán a nuestra visión durante la conducción, algo que ser verá aún más agravado durante las horas de la noche por la ausencia de luz. Todo esto hace que pueda aumentar nuestra fatiga al volante, algo que resulta muy peligroso cuando somos nosotros mismos los que pilotamos nuestro coche.

Con todo esto, y dada la reducción de nuestro campo de visión durante estos episodios de lluvia, sea cual sea su intensidad, es necesario que estemos seguros de que tanto los parabrisas como las escobillas de los mismos estén en perfecto estado para así poder ayudarnos en la tarea de eliminar el agua y poder mejorar nuestra visión global de la carretera. En esto se incluye el hecho de que esos elementos deben estar en buen estado de conservación, mantenimiento y limpieza para que pueden cumplir con su cometido

Lo que también debe estar en buen estado de conservación y limpieza a la hora de presentarse la lluvia son las luces y todos los faros del coche tanto delanteros como traseros para poder iluminar la carretera debidamente durante la tormenta. Y es que por lo general siempre que llueve aunque sea en poca cantidad es obligatorio por lo general llevar puestas los diferentes tipos de luces de nuestro coche de forma permanente para poder ver y también para poder ser vistos, llegando incluso a poner los faros anti niebla en caso de que fuera necesario

Otro de los consejos que debemos seguir a la hora de conducir con lluvia es aumentar la precaución así como la distancia de seguridad con el resto de los coches ya que el agua de las precipitaciones caídas y que se acumulan en la calzada hace que aumente de forma considerable la distancia de frenado lo que unido a la mala visibilidad mencionada anteriormente puede causar verdaderos estragos si no ponemos un cuidado especial aumentando esta separación entre los coches que circulan al mismo tiempo que nosotros.

Pero si hay algo con lo que debemos tener especial cuidado cuando conducimos en condiciones de lluvia es el efecto del aquaplaning, que se da cuando nuestro coches se desliza y pierde el control sobre un lado debido a la lluvia. Para evitarlo, debemos revisar nuestros neumáticos y tenerlos en todo momento en condiciones adecuadas para conseguir un mayor agarre y estabilidad en carretera incluso en condiciones meteorológicas adversas.

 

 

 

 

¿Qué neumático es más conveniente para mi vehículo?

Cuando adquirimos un nuevo neumático para nuestro vehículo nos planteamos una serie de cuestiones que en muchas ocasiones no sabemos cómo respondernos, dudas como si adquirir un neumático nuevo o de segunda mano, si contar con varios modelos para las diferentes estaciones,  las dimensiones que debe tener este para que sea lo más seguro para nuestra circulación, etc.

Es por ello que debemos barajar varias posibilidades a la hora de adquirirlo dependiendo del uso que le demos, las condiciones climatológicas a las que vayamos a exponerlos o el tipo de vehículo con el que contemos, entre otras.

Dimensiones del neumático

En primer lugar debemos considerar las dimensiones de este, al adquirir uno nuevo hay que comprobar que el que estamos adquiriendo  es de la misma dimensión que aquel con el que contamos y que vamos a cambiar. Estas dimensiones suelen venir especificadas en las características del vehículo en la propia guía del usuario del mismo, pero si no disponemos de esta, es recomendable buscar esta información previamente a fin de no permitir confusión alguna. Se puede dar la ocasión de que no se cambien todos los neumáticos de un mismo golpe, en ese caso es recomendable hacerlo por pares, no mezclar nuevos y antiguos en el mismo eje, ya que esto puede provocar problemas en los mismos y de seguridad en la conducción. Siempre podemos recurrir a la persona especializada en neumáticos que nos vaya a realizar el cambio para que nos recomiende un modelo de neumático u otro, y nos aclare cuál es la dimensión de los mismos.

Como último detalle en relación a la dimensión de los neumáticos, estos pueden tener unas dimensiones mayores a las provenientes de fábrica, pero para realizar esto debemos tener en cuenta que el agarre puede variar frente a condiciones atmosféricas y climatológicas. En el caso de contar con un vehículo 4×4, es más que aconsejable que este disponga de las 4 ruedas idénticas, esto es misma edad, marca y por lo tanto dimensión.

Elegir neumático según las condiciones climatológicas

En cuando a las condiciones climatológicas, hay que tener claro que estos van a soportar condiciones muy variopintas dependiendo del lugar en el que nos encontremos y por el que nos desplacemos. Esto hace que en muchas ocasiones afecte al comportamiento del vehículo que estamos conduciendo, por lo que debemos tener esto en cuenta y adaptar la velocidad de circulación a la situación en la que nos encontremos. Sin olvidar, claro está, la comprobación del estado de estos en momentos previos a la realización de cualquier tipo de viaje.mini-cooper-783702_1920

Esto es así ya que, los neumáticos en zonas en las que el asfalto se encuentre humedecido o mojado, a mayor desgaste del neumático, mayor será la distancia de frenado, esto unido a la falta de visibilidad provocada por la lluvia y el riesgo de soportar aquaplaning, hace que se incrementen los riesgos en la carretera. Para ello es necesario comprobar siempre el estado de los neumáticos y la profundidad del dibujo de estos,  ya que la profundidad mínima permitida legalmente es de 1.6 mm. Y es que a mayor profundidad, mayor capacidad de evacuación de agua tiene este, y por lo tanto menor distancia de frenado.

Por último tener en cuenta en qué tipo de condiciones se van a utilizar estos neumáticos, ya que estos son la única toma de contacto entre el vehículo y la vía, por lo que de él dependen detalles funcionales como el confort, la adherencia, la distancia de frenado, el consumo de carburante. Por todo ello no debemos tener el mismo neumático para circular por ciudad que por carretera de manera continua.

Motivos para instalar en tu vehículo neumáticos de invierno

Son múltiples las ocasiones en las que oímos que es beneficioso para nuestro vehículo, su estabilidad y consumo la utilización de diferentes tipos de neumáticos dependiendo de la estación en la que nos encontremos y de la zona por la que circulemos. Pero para tomar la determinación de utilizar varios neumáticos a lo largo del año, debemos conocer previamente qué beneficios nos aporta esto y las razones por las que llevarlo a cabo.

Por todos es sabido que nuestros vehículos sufren con las temperaturas extremas, tanto con el calor del verano, como con el frío en invierno, es por ello que en estas fechas debemos equipar nuestros vehículos acorde a la estación o la situación climática en la que nos encontremos. La circulación de coches en lugares en los que las temperaturas son muy bajas y que, además, puede poseer acumulación y presencia de hielo y nieve, es de las más peligrosas  y es por este motivo que en emplazamientos de este tipo debemos tener instalados neumáticos de invierno.

Para comenzar, queremos aclarar que cuanto más baja es la temperatura de la zona o el lugar, mayor y mejor es el comportamiento de este modelo de neumático, es por este motivo por el que su colocación no se debe restringir, única y exclusivamente a las zonas pobladas de nieve.  Es a partir de los 7ºC cuando el comportamiento de este modelo de neumático es mejor que el de aquello destinados al verano. Es por ello que aquellas personas que suelan realizar travesías durante los meses invernales, por el motivo que sea, deben utilizarlos entre los meses de octubre y marzo, ya que son aquellos que en un país como España, suele bajar la temperatura en el termómetro sustancialmente en estas fechas.

Hemos hablado de la conducción en seco, pero lo que a muchos nos preocupa es la conducción sobre mojado, en especial sobre nieve, y es este uno de los principales motivos por los que debemos contar con este tipo de neumático, ya que consiguen la suficiente adherencia para que la circulación sea de alta seguridad, ya sea al acelerar, frenar o tomar una curva. Y es que este modelo de neumático es más práctico que las conocidas cadenas puesto que te permiten acceder a cualquier zona sea cual sea el estado de la vía, sin necesidad de parar a instalar o quitar dichos elementos. Sin tener en cuenta, claro está, que existen diferentes tipos de vehículos  que ya sea por su diseño de llanta o por el uso de neumáticos deportivos, que no soportan la instalación de estas.

Volviendo a los estados de la vía, en muchas ocasiones no existe presencia de nieve, por lo que llegamos a creer que no existe peligro alguno en la carretera, pero esto no quiere decir que no nos podamos encontrar con alguna placa de hielo que haga que perdamos la estabilidad de nuestro vehículo y que, por consiguiente, nos expongamos a sufrir algún tipo de accidente.

Y es que su uso en cualquier situación de baja temperatura, sin necesidad de presencia de nieve, es más recomendable, porque los surcos  que dibujan este tipo de neumáticos son más amplios, por los que la sujeción a la vía es mayor y en el caso de lluvia o acumulación de agua, reducimos el riesgo de sufrir aquaplaning.

Muchos de nosotros renegamos de adquirirlos por su coste, ya que este es mayor que el de un neumático de verano, pero la duración de estos es mayor, pudiendo llegar a soportar el doble de kilómetros, por lo que la inversión realizada no es que sea mayor, sino que es una inversión a mayor plazo.