¿Por qué es importante la presión de los neumáticos?

Según los estudios realizados en los últimos años, un alto porcentaje de los neumáticos que llevan los coches españoles no cuentan con las condiciones de presión adecuadas, lo cual supone un gran riesgo tanto para el propio conductor como para el resto de vehículos que circulan por la carretera. La presión aconsejada es aquella en la que el neumático es capaz de dar lo mejor de sí mismo, tanto en lo que respecta a la estabilidad como al desgaste, la duración y el confort.

Aunque, por norma general, debemos respetar las indicaciones de presión establecidas por el fabricante, puede variar en función de la estructura del vehículo y de las condiciones de la carretera. En cualquier caso, antes de modificar la indicada por el fabricante, es muy importante consultarlo con un experto. De lo contrario, estaremos poniendo en peligro nuestra propia integridad como conductores y la del resto de personas que nos acompañan. Y es que además de provocar deficiencias muy peligrosas en la estabilidad del vehículo, puede afectar enormemente a la respuesta de frenado.

Un neumático que tiene menos aire del que necesita se recalienta y se desgasta de manera irregular, aumentando el consumo de combustible, reduciendo su durabilidad y volviéndose más sensible ante los impactos y menos resistente a la fatiga, dando lugar a daños irreparables. Además, con presiones inferiores a 1 bar, el neumático incluso podría salirse de la llanta. En el caso de que la presión sea superior a la indicada por el fabricante, el centro del neumático se desgastará más y absorberán peor las irregularidades del terreno y el agarre se verá resentido.

Pero la presión también influye en la capacidad de frenado, ya que a menor presión, más distancia necesitará recorrer el vehículo para disminuir la velocidad o detenerse por completo. Este hecho resulta especialmente peligroso en las curvas, ya que puede darse una pérdida del control de la trayectoria y provocar un accidente. Además, en el caso de que haya agua en la carretera, el riesgo de sufrir aquaplanning será mayor. En lugar de agarrarse a la carretera, “navegará”. Por eso, aparte de llevar siempre la presión adecuada, es importante contar con neumáticos de calidad. Afortunadamente, hoy en día podemos comprar neumáticos para coches online de gran calidad sin necesidad de pasar por el taller o tener que desplazarnos para hacerlo.

 

 

Un simple gesto que puede salvarnos la vida

Para circular con seguridad, debemos controlar y ajustar la presión de los neumáticos una vez al mes y siempre que vayamos a hacer un viaje largo. Debemos hacerlo con el neumático en frío, no habiendo circulado más de 2 km. De lo contrario, tendremos que esperar al menos dos horas. Al comprobar la presión de los neumáticos, debemos recordar que el tapón de la válvula no solamente garantiza el hermetismo del conjunto del neumático, sino que también actúa como protección para la propia válvula.

 

Con una adecuada presión de los neumáticos, ahorramos en combustible

La presión del aire del interior del neumático influye de manera decisiva en la calidad de su funcionamiento, en su duración y en el consumo de combustible. Una presión correcta disminuye el esfuerzo que el neumático debe hacer para circular, lo que se traduce en un ahorro de energía consumida y, en consecuencia, de combustible. Pero además, contribuimos a mantener el medio ambiente más limpio, ya que, al quemar menos combustible, emitimos menos cantidad de CO2.

 

Los neumáticos con la presión adecuada duran más

Un neumático con una presión inferior al 20% de lo indicado, ofrece un rendimiento kilométrico de un 20% menor. Esto significa, por ejemplo, que si la presión adecuada es de 2 bares y circulamos a 1,6 bares, la vida útil del neumático se acortará en nada menos que 8.000 km, haciendo que tengamos que cambiarlo mucho antes.

Una respuesta a “¿Por qué es importante la presión de los neumáticos?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *