bibendum

Bibendum: origen y evolución del muñeco de Michelín

Aunque muchos no conocen su verdadero nombre, Bibendum es una de las mascotas corporativas más famosas de todos los tiempos, reconocida en todo el mundo. Estamos hablando del muñeco Michelín, que tiene casi 120 años. Elegido como el mejor logotipo del siglo XX por numerosas revistas, agencias de publicidad y periodistas del mundo de la automoción, ha resultado ser una de las estrategias publicitarias de la Belle Époque que ha tenido mejor suerte. Bibendum fue creado a finales del siglo XIX por los hermanos Michelín y por el artista de carteles Marius Rossillon, convirtiéndose rápidamente en todo un éxito, y desde entonces no ha dejado de evolucionar.

La singular historia de este personaje publicitario tiene todos los ingredientes a los que puede aspirarse para cautivar al público, incluso su extraño nombre. Se dice que las mejores ideas son fruto del azar y la de este logo es una de ellas, ya que consiguió unir en un solo proyecto a personas tan distintas como un dibujante de carteles, un ingeniero, un poeta clásico, un corredor de automóviles y un publicista. Del ingenio y la inteligencia de todos ellos nació Bibendum.

La vida de este personaje se inicia en el año 1884, cuando los hermanos Michelín, que habían heredado la fábrica de su abuelo, observaron durante la Exposición Universal y Colonial de Lyon que la pila de neumáticos que habían formado parecía el perfil de una persona sin brazos. Cuatro años después, Marius Rossillon creó al personaje. Los hermanos le pidieron que enlazara en una sola idea la silueta humana de la pila de neumáticos, la frase “el neumático se traga los obstáculos” y la figura del gran bávaro.

El ilustrador había creado un boceto para una cervecería de Munich que fue rechazado. En él aparecía un muñeco sosteniendo una gran jarra de cerveza con el eslogan “Nunc est Bibendum” (Es tiempo de beber), un verso de Horacio que los romanos utilizaban para brindar. Se cambió al personaje del cartel por uno hecho con neumáticos, con gafas y un puro,  y en la copa se dibujaron clavos y vidrios (principales enemigos de los neumáticos de la época). Muchas personas no sabían lo que significaba el eslogan y pensaron que Bibendum era el nombre del personaje, quedando bautizado para siempre con este nombre. Durante quince años la marca usó este formato de póster en el que se mostraba una mesa con las diferentes novedades de los neumáticos.

Siglo XX: Bibendum se hace famoso a nivel mundial

En los años venideros la popularidad de la mascota fue en aumento, convirtiéndose en la marca publicitaria de los neumáticos franceses. En 1908 su presencia en acontecimientos deportivos empezó a ser efectiva y Bibendum se hace omnipresente en la prensa y en las diversas obras publicadas por la oficina de turismo que se creó. Esto hizo que su imagen traspasara fronteras y que se internacionalizara. Además, podía encontrarse en los hogares, en los coches, en los talleres e, incluso, en los chocolates para los niños. No obstante, a partir de la década de los 30 la firma limitaría el uso de su personaje solamente a mapas y guías de viaje.

Pero Bibendum ha ido además evolucionando del mismo modo que lo ha hecho la sociedad a lo largo del tiempo. En la década de los 20 ya no se mostraba al personaje fumando y en la década de los 50 sus formas empiezan a redondearse, adquiriendo un aspecto más amigable. Y conforme fueron pasando los años se volvió más atlético y activo. No obstante, no sería hasta el año 1998, con la celebración de su centenario, cuando se lanza un nuevo logo bajo la dirección de Edouard Michelín. En este momento gran parte de sus curvas y de su silueta se hacen más delgadas. Y en 2009 se convierte en el protagonista de su primer anuncio de televisión, de manera que todo el mundo pudo verlo en movimiento.

Pero, ¿a qué se debe su éxito? Lo cierto es que Bibendum es un personaje que cae simpático, pero además a ello hay que añadirle la versatilidad que ha demostrado a lo largo de tantos años en diferentes ámbitos. Aunque, por supuesto, Bibendum no sería tan conocido y querido  si no estuviera apoyado por la excelente calidad de los neumáticos Michelín. Una calidad que es la principal seña de identidad de una firma con más de 100 años de trayectoria y que actualmente continúa siendo uno de los principales líderes de la industria y uno de los mayores vendedores de neumáticos para coches online.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *