neumáticos runflat

Neumáticos runflat: características y ventajas

¿Sabes qué son los neumáticos runflat? Aunque son conocidos por este término, lo cierto es que cada fabricante tiene su propia denominación para referirse a ellos. La principal diferencia con los neumáticos convencionales es que pueden recorrer ciertas distancias hasta un máximo de 80 km/h con una presión muy baja o incluso sin aire, lo que los hace ideales para conducir hasta el taller más cercano cuando hemos sufrido un pinchazo sin necesidad de tener que cambiar la rueda.

Si alguna vez te has visto en esta situación, seguramente no te ha resultado nada agradable, tanto por el riesgo que supone como por el trastorno general y por el coste económico que conlleva. Pero, además, cada vez son más fabricantes los que no incluyen rueda de repuesto en el maletero con el fin de ahorrar peso y espacio, sino que incluyen un kit de reparación de pinchazos formado por un compresor y un líquido de sellado. Sin embargo, los neumáticos runflat son una opción mucho mejor, ya que siguen funcionando en caso de avería.

Aunque pueda parecer algo muy nuevo, lo cierto es que los neumáticos con funcionamiento en caso de avería son un concepto que tiene más de un siglo. Eso sí, no empezaron a ponerse de moda hasta hace 30 años, cuando Goodyear los lanzó al mercado por primera vez. El primer modelo en equiparlos fue el Chevrolet Corvette, pues su reducido espacio no permitía incluir una rueda de repuesto en el maletero y en aquella época los kits antipinchazos no eran algo tan habitual como en la actualidad.

Neumáticos runflat vs. neumáticos convencionales

A simple vista, la apariencia de los neumáticos runflat es la misma que la del resto de neumáticos. Solamente es posible distinguirlos por la denominación comercial que utiliza el fabricante, generalmente en forma de siglas.  Lo que realmente lo diferencia de los neumáticos convencionales son sus características constructivas, pues sus hombros y sus flancos están reforzados para que no se deformen en caso de sufrir una pérdida de presión, haciendo que se mantengan fijos a las llantas, evitando posibles accidentes. Gracias a ello, el coche puede seguir circulando soportando todo el peso del coche sin que la llanta se apoye directamente en el suelo, como ocurre con los neumáticos convencionales cuando se sufre un pinchazo. Pero además, cuentan con otra característica, un talón diseñado de manera que el riesgo de despegarse de la llanta disminuye en caso de que el neumático pierda aire.

No obstante, hay que tener en cuenta que los neumáticos runflat no son neumáticos que no puedan pincharse. Lo que sí proporcionan es un mayor grado de seguridad al volante si esto sucede siempre que se respete el límite de velocidad establecido por el fabricante, que puede ir desde los 30 km/h a los 80 km/h y permite recorrer una distancia suficiente como para acudir a un taller para solucionarlo. Con lo cual, puedes olvidarte de tener que llevar una rueda de repuesto siempre en el coche que ocupe espacio en el maletero y de tener que cambiar la rueda en medio de la carretera, lo que siempre resulta peligroso.

Eso sí, en cuanto sufras el pinchazo, deberás ir buscando un taller para repararla, pues no puedes conducir mucho tiempo con ella. No obstante, no siempre es posible. Para saberlo, primero deben examinarse los daños estructurales internos que haya podido sufrir. De hecho, algunos fabricantes recomiendan no repararlos y tampoco aconsejan llevar neumáticos runflat y convencionales, incluso aunque los del mismo tipo vayan en el mismo eje.

Por otro lado, debes saber que no todos los vehículos pueden llevar neumáticos runflat. Solamente es posible si el fabricante del coche los tiene homologados y si cuenta con un sistema de control de presión de los neumáticos. Además, algunos neumáticos de este tipo únicamente pueden montarse en llantas con un diseño concreto. Pero no hay problema por montar unos neumáticos convencionales en unas llantas diseñadas para neumáticos runflat. Aunque es cierto que, en los últimos años, algunos fabricantes han sacado al mercado neumáticos de este tipo que pueden acoplarse perfectamente a cualquier llanta, como es el caso de la marca Continental.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *