qué diferencia hay entre neumáticos de invierno y de verano

¿Qué diferencia hay entre neumáticos de invierno y de verano?: Todas las claves

¿Sabías que tu coche necesita unos neumáticos distintos para verano y para invierno? ¡Sí, como lo oyes! Porque igual que nosotros no nos ponemos los mismos zapatos con calor y con frío, nuestros vehículos tampoco pueden adaptarse bien a las condiciones climatológicas si no los preparamos bien. Por eso, te animamos a conocer qué diferencia hay entre neumáticos de invierno y de verano, para comprender mejor el valor que tienen para la seguridad y la confortabilidad en la conducción.

Cualquier vehículo debe adecuarse a las distintas temperaturas del año. Los neumáticos son la parte del coche que están en contacto continuo con la superficie de la carretera y se ven afectados directamente por su temperatura y condiciones. Tanto el calor como el frío influyen en su estabilidad y adherencia, convirtiéndolos en uno de los elementos que más debemos cuidar para nuestra protección y la de nuestra familia. Y no te preocupes por el coste, porque puedes comprar neumáticos online al mejor precio en La Casa del Neumático de la marca que prefieras. Echa un vistazo ¡verás que te sorprende!

Cuándo usar los neumáticos de invierno y de verano

En contra de lo que se pudiera pensar los neumáticos de invierno no son solo para la nieve y el hielo, sino que se aconsejan cuando las temperaturas bajan de los 7°. Y por supuesto, también son imprescindibles para la lluvia, la nieve, el barro, el hielo o la humedad típica de los meses más fríos del año. Además, pueden sustituir las cadenas cuando son obligatorias por ley. En cambio, los neumáticos de verano son perfectos para temperaturas superiores a 7°, por lo que en zonas de clima moderado deben usarse desde abril hasta octubre.

Qué diferencia hay entre neumáticos de invierno y de verano

Los neumáticos de invierno y de verano están fabricados con unos fines determinados y para que tengan un máximo rendimiento cuando hay unas diferentes temperaturas. Veamos cuáles son las características y beneficios que tiene cada uno de ellos y que hacen que nos ofrezcan una seguridad superior. Aquí tienes todas las claves. ¡No te las pierdas!

Neumáticos de invierno

Este tipo de neumáticos está especialmente diseñado para obtener el mayor rendimiento en unas condiciones climatológicas propias del invierno o de zonas muy frías. Por eso tienen una banda de rodadura con un dibujo más profundo y además están provistos de mayor número de aristas. Esto va a favor de una mejor evacuación del agua y de que se reduzca muchísimo la posibilidad de aquaplaning. Además, benefician la motricidad y proporcionan una máxima adherencia a la calzada. Están fabricados con un caucho especial que hace que las gomas puedan permanecer siempre flexibles incluso con bajas temperaturas. Por otra parte, su estructura está especialmente pensada para aumentar la tracción de las ruedas. Con todas estas características se consigue un agarre perfecto a la carretera y se logra mantener la trayectoria incluso en circunstancias adversas. Y por si fuera poco, la capacidad de frenada que logran los neumáticos de invierno es mucho mayor que la de cualquier otro neumático estándar.

Neumáticos de verano

El calor del verano afecta mucho a los neumáticos, que son la parte del coche que sufre las altas temperaturas de la carretera. Además en esta época, que suele ser de vacaciones, se le hacen más kilómetros a los vehículos y eso también hay que tenerlo en cuenta. Adaptarlo al clima es la mejor solución para que podamos viajar relajados y seguros. Los neumáticos de verano utilizan una goma más dura, con menos caucho natural. Esto le proporciona una firmeza que garantiza un mayor control y una perfecta adherencia a la calzada incluso en los días más calurosos. Al mismo tiempo reduce el tiempo de frenada. Las hendiduras tienen menor profundidad que la de los neumáticos de invierno, lo que los hace muy útiles para repeler la lluvia. Además, el dibujo que tiene la banda de rodadura conlleva a que este tipo de neumático tenga una superficie de contacto mayor con la carretera. Esto se traduce en un aumento de la estabilidad del vehículo en las curvas. Y como presentan una menor fricción el consumo de combustible es más bajo y hacen menos ruido.

Todos los fabricantes recomiendan hacer el cambio de neumáticos en las distintas temporadas del año. Teniendo en cuenta qué diferencia hay entre neumáticos de invierno y de verano es lógico pensar que la seguridad al volante depende de nuestra responsiblidad en realizar dicho cambio. Consigue tus neumáticos online en La Casa del Neumático y garantiza tu protección y la de tu familia. ¡Conduce tranquilo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *