qué líquido anticongelante usar en tu vehículo este invierno

Conducción en invierno: ¿qué líquido anticongelante usar?

En unos días habremos entrado en el invierno, pero lo cierto es que el frío ya ha llegado a muchas regiones de España. En esta época, los cogemos más el coche para desplazarnos, sobre todo si tenemos familia en otras ciudades con la que nos reuniremos para comer o cenar en Navidad. Y, con el frío, los componentes de nuestro vehículo se resienten debido a las bajas temperaturas, por lo que es importante proporcionarle los cuidados necesarios.

Además de comprar neumáticos de invierno baratos en lacasadelneumatico.com para aumentar la seguridad al volante y evitar accidentes, uno de los elementos de los que no podemos prescindir para que el motor no se vea afectado por los cambios bruscos de temperatura y tengamos que pagar una costosa avería, es fundamental que no nos olvidemos del líquido anticongelante.

Qué líquido anticongelante usar en tu vehículo: claves a tener en cuenta

El líquido anticongelante, también conocido como líquido refrigerante, no es más que un líquido especial que mantiene sus propiedades incluso con temperaturas bajo cero, ayudando a que el circuito de refrigeración no se congele y evitando que el motor termine rompiéndose.

Así pues, para evitar que esto ocurra, debes comprobar de manera periódica que el líquido anticongelante se encuentra dentro de los límites fijados por el fabricante del vehículo. Lo cual es especialmente importante si has tenido problemas de temperatura o se trata de un coche con muchos años. Lo normal es que tenga que cambiarse cada dos años o cada 40.000 km, ya que con el paso del tiempo va perdiendo sus propiedades.

Ten en cuenta que el líquido refrigerante se va estropeando conforme vamos usando nuestro vehículo y, al hacerlo, la temperatura de congelación que puede soportar va siendo menor, lo que resulta peligroso. Es preferible invertir y cambiarlo a tiempo que tener que llevar el coche al taller por una grave avería, especialmente en estas fechas en las que tanto necesitamos el coche y donde hay tantos días festivos.

La cuestión es que, ante la gran cantidad de opciones que tenemos para elegir en el mercado, muchas veces nos resulta complicado decidir qué líquido anticongelante usar. Para elegir el que mejor se ajuste a tus necesidades, es importante que tengas en cuenta las características del clima de la ciudad en la que vives.

Piensa que el líquido anticongelante, además de eliminar el sobrante de calor que produce el motor durante la combustión, también evita la formación de óxido, lo que puede acabar rompiendo los radiadores y las bombas. Aumenta la temperatura de ebullición, protegiendo de la evaporación y de sobre presiones.

Para saber qué líquido anticongelante usar, lo primero que debes saber es que un buen refrigerante debe estar fabricado con un 50% de monoetilenglicol (MEG), antiespumantes, agua mineralizada y aditivos anticorrosivos orgánicos. Los fabricantes han adoptado a lo largo de los años un código de colores para facilitar la correcta elección del mismo para cada marca y modelo de coche. Colores muy llamativos que permiten detectar con gran facilidad la detección de una fuga en caso de escape. Aunque lo cierto es que la sustancia en sí es incolora. Se le añaden colorantes para este fin.

Por otro lado, es recomendable que elijas un líquido anticongelante con un alto poder de transmisión calorífico y alta resistencia al deterioro y a la oxidación, especialmente si vives en una ciudad donde los inviernos son muy crudos. En estos casos, es recomendable que tenga una temperatura de congelación lo más baja posible para evitar que se congele en invierno. Y es que si hace mucho frío y termina congelándose, al aumentar su volumen, corremos el riesgo de que los conductos por los que circula en el interior del motor terminen rompiéndose, ocasionando una grave avería que no es para nada barata de arreglar.

No obstante, no solamente es importante saber qué liquido anticongelante usar, sino también hacer una revisión de los elementos implicados en el proceso, que son el radiador, el termocontacto, el termostato, el depósito de expansión y la bomba de agua.

El radiador se encarga de enfriar el líquido anticongelante que circula por su interior, el termocontacto se ocupa de poner en marcha el ventilador para ayudar al radiador a enfriar el líquido, el termostato reduce al máximo el tiempo que tarda el anticongelante en calentarse, el depósito de expansión absorbe las dilataciones del líquido al calentarse y la bomba de agua lo mueve por el interior del motor, absorbiendo el calor del motor cuando entra en contacto con él y expulsándolo cuando está circulando por el radiador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *