conducir por ciudad

6 consejos para conducir por ciudad

En las grandes urbes, el tráfico es una de las situaciones más temibles, especialmente para aquellos que viven en pueblos pequeños y no están tan habituados a los atascos y a las amplias avenidas. A lo que se suman las complicaciones que impone la gran cantidad de vehículos de todo tipo que se encuentran en movimiento cada día y a casi cualquier hora. Conducir por ciudad supone enfrentarse a un entorno en el que conviven miles de coches, camiones, autobuses, furgonetas, bicicletas y peatones que deben tener en cuenta las cientos de señales de tráfico de la vía para mantener la seguridad en todo momento.

Uno de los principales problemas de conducir por ciudad es que, ante estas situaciones, es normal caer presos del estrés, lo que aumenta considerablemente las posibilidades de sufrir un accidente. Y es que el estrés nos impide reaccionar con rapidez ante un imprevisto y perder la concentración. Pero además, el estado de tensión al que estamos sometidos en esos momentos puede terminar dando lugar a problemas de fatiga, entumecimiento muscular y desadaptaciones fisiológicas. Así como a deseos de correr para recuperar el tiempo perdido.

Por esta razón, aunque a veces resulte difícil, es muy importante armarse de paciencia y cumplir siempre con los límites de velocidad, que en ciudad son de 50 km/h como máximo, para que la conducción sea segura y agradable. Por todo ello, hoy en nuestra tienda de neumáticos online queremos darte algunos consejos para aumentar la seguridad al conducir por ciudad.

Conducir por ciudad es sinónimo de estar alerta

A la hora de conducir por ciudad, es importante mucha anticipación y poner los cinco sentidos en ello, especialmente cuando circulemos por zonas residenciales o escolares, ya que siempre podemos encontrarnos con niños jugando o cruzando sin mirar los semáforos. En estas zonas no es aconsejable aumentar la velocidad más de los 30 km/h. Además, hay que tener en cuenta que siempre hay carriles para motos, bicis o autobuses que deben ser respetados. Y es que, aunque los accidentes que se producen en poblado no suelen ser tan graves como los de carretera, sí que hay más conductores que cometen infracciones que pueden ser peligrosas.

Intenta distraerte para evitar el estrés

Para evitar el estado de tensión, cuando vayas a conducir por ciudad te recomendamos distraerte con música, mantener un buen ambiente en el coche si vas con acompañantes y llevar ropa cómoda.

Cumplir con las preferencias de paso

Si no existen señalizaciones luminosas, verticales u horizontales, hay que seguir la normativa con respecto a la preferencia de paso, que siempre la tiene el de la derecha. En cualquier caso, no está de más en frenar un poco al llegar al cruce aunque tengamos preferencia por si hay algún conductor despistado.

Respetar la velocidad máxima permitida

Como ya hemos dicho, en ciudad el límite de velocidad es de 50 km/h. Los accidentes que más suelen producirse en las ciudades son atropellos que se producen muchas veces porque los peatones no cumplen con las normas de circulación o porque los conductores cometen infracciones. Si el conductor no cumple con el límite de velocidad y no está totalmente concentrado, puede verse inmerso en un atropello que podría ser mortal. Si vas a 50 km/h el coche recorrerá 14 metros en sólo un segundo, lo que puede suceder por el simple hecho de distraerse o de encenderse un cigarrillo.

Respetar los semáforos

El 80% de los accidentes graves en poblado se dan porque un coche pasa rápidamente en ámbar y otro arranca cuando aún no se ha puesto en verde. Y no solamente hay que tenerlos en cuenta para evitar accidentes con los coches o peatones, sino también con las bicicletas, que cada vez son más habituales en las ciudades.

Cuidado en las rotondas

Desde hace algunos años se ha generalizado la instalación de rotondas en muchas ciudades con el objetivo de que el tráfico resulte más fluido en lugar de poner semáforos en los cruces. Aquellas que solamente tienen un carril son sencillas, pero también las encontramos de dos o más carriles, que en principio no tienen por qué causar problemas si se respetan los carriles. Para salir de la rotonda, siempre debe hacerse desde el carril exterior, nunca pasar del interior directamente hacia fuera. Pero, incluso si lo hacemos bien, es muy importante que se extremen las precauciones para poder reaccionar antes las irregularidades de otros coches. Además, hay que tener mucho cuidado con los puntos ciegos, que se acentúan en las rotondas para las motos y bicis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *