presión

Cómo inflar los neumáticos correctamente

¿Sabías que cuando los neumáticos no están a la presión adecuada los gastos de mantenimiento aumentan? Y es que, cuando esto ocurre, se recalientan, se desgastan a mayor velocidad y hacen que el consumo de combustible y, por tanto, las emisiones de CO2 sean mayores. Pero tampoco es bueno llevarlos demasiado inflados, pues la adherencia a la carretera disminuye, el coche no reacciona de la misma manera y la vida útil de los mismos se reduce notablemente. Para que te hagas una idea, un neumático con un 20 % más de presión de lo recomendado tiene una vida útil de un 20 % menos que si los lleváramos con la presión adecuada. Lo que quiere decir que cada 40.000 km estaremos perdiendo 8.000 km de vida útil. Lo más curioso es que, actualmente, más de la mitad de los conductores en nuestro país circulan con una presión incorrecta.

Hay que tener en cuenta que los neumáticos pierden presión de manera natural con el tiempo, pero además, hay otros factores que pueden hacer que la fuga se acelere. Por ejemplo, si tenemos una válvula en mal estado, si sufrimos un pinchazo, si la válvula del neumático no tiene tapón o está en mal estado y si la rueda metálica presenta golpes o fisuras que afectan a la hermeticidad. Por eso, en nuestra tienda de neumáticos recomendamos que se haga una revisión periódica no solamente de la presión, sino de todos estos elementos, especialmente cuando vamos a hacer un viaje largo.

 

Mira la presión del fabricante en la puerta del conductor

Abre la puerta del conductor. En el marco interior encontrarás una etiqueta con la información de la presión de los neumáticos que recomienda el fabricante. Recuerda que no todos los neumáticos deben estar a la misma presión en todos los coches, ya que depende de factores como el peso o el tipo de neumático. En caso de que la pegatina no esté allí, deberás consultar el manual del coche o contactar con el taller que te puso las ruedas para averiguarlo. Debes saber cuál es la carga óptima tanto cuando el coche va normal como cuando va cargado para cada eje. Si vas a llevar carga, es importante que infles los neumáticos en base a las recomendaciones. Si has tenido que averiguar la presión porque no tienes la pegatina, no olvides apuntarla en alguna parte.

 

Comprueba la presión una vez al mes

Es importante que al menos una vez al mes revises que la presión de los neumáticos es la adecuada, es decir, la recomendada por el fabricante. Si es posible, aprovecha cada vez que vayas a echar gasolina para hacerlo. Recuerda que la presión debe medirse cuando el neumático está frío. Si hemos estado circulando más de 3 km, el neumático estará caliente, por lo que debemos esperar al menos 2 horas a que se enfríe. De lo contrario, el medidor nos mostrará una medida mayor de la que realmente tiene, lo que resultará engañoso. Si lo hacemos con los neumáticos en caliente, deberá medir 0,3 bar de lo que el fabricante recomienda en frío.

 

Situaciones en las que la presión debe ser mayor

Hay determinadas circunstancias en las que debemos inflar los neumáticos un poco más de lo que recomienda el fabricante. Por ejemplo, si vamos a hacer un viaje de más de 2 horas por carretera, lo ideal es aumentar la presión 0,3 bar más de lo que especifica el fabricante. Y, en el caso de que vayamos a llevar un remolque o una caravana acoplada al vehículo, la presión de las ruedas traseras debe ser aumentada en 0,4 bar.

 

Comprueba los tapones de las válvulas

Los tapones de las válvulas son imprescindibles para garantizar una adecuada estanqueidad. Es recomendable que se cambien cada vez que pongas unos neumáticos nuevos. Solamente vale unos céntimos, te ahorrarás mucho dinero en combustible y tardarás más tiempo en tener que cambiar las ruedas. De esta forma, siempre te asegurarás de que están en buen estado. Si la pierdes, es fundamental que la renueves lo antes posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *