kit de conversión a coche eléctrico

Kit de conversión a coche eléctrico: ¿en qué consiste?

No cabe duda de que los coches eléctricos están en auge. El híbrido se va consolidando poco a poco y el coche autónomo va dando sus primeros pasos. Y es que cada vez son más las personas las que se plantean la opción de comprar un coche eléctrico.

La cuestión es que, aunque a la larga termina amortizándose la inversión, este tipo de vehículos todavía tienen un coste bastante elevado, lo que hace que no todo el mundo pueda permitírselo. Eso sí, existe la posibilidad de comprar un kit de conversión a coche eléctrico que permite convertir cualquier coche en eléctrico por una fracción de lo que costaría comprar el vehículo completamente nuevo. Una opción que también resulta muy interesante para todos aquellos que siguen disfrutando usando sus coches y motos antiguas

El único inconveniente es que en España no es tan sencillo como en Estados Unidos, donde muchas personas ya lo han hecho. En nuestro país, es necesario homologarlo por un precio que no baja de los 25.000 euros. Por eso, hay empresas que se dedican a suavizar el coste de la homologación juntando pedidos de conversión de unos 20 coches aproximadamente para que los importes de cada unidad disminuyan y el coste no sea tan alto.

En cualquier caso, si estás pensando en convertir tu vehículo con un kit de conversión a coche eléctrico, hoy en nuestra tienda de neumáticos online, te explicamos cómo se lleva a cabo el proceso y cuáles son las principales complicaciones.

Elementos del kit de conversión a coche eléctrico

Tipo de coche

Los mejores coches para realizar la conversión a eléctrico son los antiguos o clásicos, ya que son menos sofisticados y la electrónica no es tan imprescindible para que otras funciones del coche continúen siendo operativas. Además, es recomendable que se trate de un coche pequeño que no pese más de una tonelada. Y es que a más peso, más resistencia opone el coche y más energía eléctrica necesita para circular.

Batería

Hay que destacar que, aunque hablamos de kit de conversión a coche eléctrico, lo cierto es que es necesario contar además con las propias baterías, que deben ser diseñadas exclusivamente para el modelo del que dispongamos para realizar la conversión. En función del modelo, la batería debe construirse con unas dimensiones concretas y debe estar diseñada para conservar el reparto de pesos original del coche. Pueden ser de plomo, más baratas pero menos adecuadas; de gel, ideales para coches eléctricos pero más caras; de litio, que pesan la mitad y cuentan con el doble de capacidad; y de ferrofosfato de litio, que son las que cuentan con más capacidad pero su precio es más elevado.

Conexión de la caja de cambios

Otro punto que entraña ciertas complicaciones es la conexión entre la caja de cambios y la parte eléctrica, para lo cual no existen piezas específicas, por lo que deben ser diseñadas y fabricadas, con el coste que esto conlleva.

Motor

Si eliges un coche pequeño, el motor no tiene por qué ser extremadamente potente, sino  que uno de 7 a 15 kW puede ser ideal. Los motores de corriente continua son más baratos que los de corriente alterna pero menos eficientes. Pero también podemos encontrar los motores asíncronos o síncronos, y los de imanes permanentes.

Controlador

Al tratarse de una de las piezas principales del kit de conversión a coche eléctrico, también es de las más caras. Es el que se encarga de convertir la electricidad de las baterías al voltaje necesario para que el coche funcione y el que regula la velocidad del mismo, por lo que debe estar diseñado concretamente para el motor que tengamos. La buena noticia es que la mayor parte de los fabricantes de motores, también fabrican ya el controlador y los que no lo hacen es porque es posible usar controladores más genéricos. Cuanta más corriente y voltaje puedan aplicárseles, más potentes serán, pero también más caros.

Así pues, aunque es verdad que cualquier coche de motor de combustión puede convertirse a eléctrico, el proceso se encuentra todavía en una fase muy temprana de desarrollo, lo que hace que sea muy complejo y, por tanto, muy costoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *