cómo afecta el calor a los neumáticos

¿Sabes cómo afecta el calor a los neumáticos?

Con la llegada del verano, llega también el calor y esto afecta a los neumáticos de nuestro coche. En esta época sufren más que nunca, porque la propia temperatura de la goma es más alta que en otros momentos del año debido a la incidencia del sol y porque el asfalto está también más caliente, llegando a ser de hasta 10 grados más que la temperatura del ambiente. Condiciones extremas que nuestro coche debe soportar y que pueden agravarse cuando circulamos por carreteras rápidas o irregulares. Por esta razón, es fundamental que los revisemos al menos una vez al mes en verano para evitar problemas. ¿Quieres saber cómo afecta el calor a los neumáticos? ¡Sigue leyendo!

El aumento de temperatura atmosférica puede hacer perder presión a las ruedas y conducir con los neumáticos poco inflados afecta al comportamiento y a la eficacia de la frenada y que las posibilidades de sufrir un pinchazo o un reventón en plena conducción aumenten considerablemente. También hay que tener en cuenta que el calor desgasta más los neumáticos para coches, por lo que revisar el dibujo, la profundidad y el estado del mismo nos ayudará a reducir las probabilidades de sufrir un fallo en otros elementos del vehículo, como la suspensión. Además, con el calor, la banda de rodadura se calentará antes, acortando la vida de los neumáticos en un 15%, lo que supone un mayor gasto de combustible, de aproximadamente un 7%.

Cómo afecta el calor a los neumáticos: consejos de seguridad

1. Comprueba la presión de los neumáticos

Hazlo cada dos semanas y asegúrate de que tienen la misma que indica el fabricante. De esta manera, lograremos que el coche se comporte mejor, que el tiempo de frenada sea menor y que el consumo de combustible se reduzca. La presión debe comprobarse cuando los neumáticos estén fríos, sin haber circulado más de 4 ó 5 km. De lo contrario, las medidas no serán reales pues podrían haber sufrido variaciones de mayor calibre debido a las condiciones del ambiente en verano.

No sólo debe comprobarse la de los neumáticos que llevamos puestos, sino también la de la rueda de repuesto, ya que podríamos llevarnos una desagradable sorpresa cuando la necesitemos. Ésta debe estar a 0,5 bar más de presión que el resto. Recuerda que la misión de la rueda de repuesto debe servir para salir del aprieto, no para meterte en uno peor. Además, es fundamental que compruebes que tienes todo lo necesario para hacer el cambio de neumático. Ten en cuenta que, con el calor, el riesgo de pinchazos y reventones aumento y se trata de situaciones para las que debemos estar siempre preparados, pues no avisan.

2. Comprueba el estado del dibujo y su profundidad

La DGT recomienda que los neumáticos se cambien cuando la profundidad del dibujo sea inferior a 1,6 mm, pero en verano es aconsejable que lo hagamos cuando sea de 2 mm, ya que el calor afecta notablemente. Los neumáticos deben limpiarse de vez en cuando del polvo y la suciedad acumulada. De este modo podremos comprobar mejor su estado.

Si sufrimos un pinchazo o un reventón, es muy importante que el nuevo neumático sea idéntico al del mismo eje, tanto en dimensiones como e escultura, índices de velocidad y carga.

3. Pásate a los neumáticos de verano

Si llevas neumáticos de invierno, es mejor que los cambies. Las propiedades de este tipo de neumáticos tienen una función concreta, que es soportar las bajas temperaturas y evitar resbalones por el hielo o la lluvia en la carretera, pero no deberían usarse jamás con temperaturas superiores a los 7 grados, por lo que debemos cambiarlos por neumáticos de verano cuando llegue el calor. Aunque puede parecer una tontería, no es la primera vez que alguien decide dejar las ruedas de invierno puestas porque en su ciudad el calor dura poco tiempo. La cuestión es que, al no estar diseñadas para temperaturas tan elevadas, no solamente se desgastarán más rápidamente, sino que además su rendimiento será peor, aumentando los riesgos de sufrir un accidente.

Ahora ya sabes cómo afecta el calor a los neumáticos. ¡Pon en práctica estos consejos y maximiza la seguridad al volante este verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *